martes, 20 de febrero de 2018

Una marcha no alcanza: Tenemos que discutir y lanzar un plan de lucha para derrotar el ajuste macrista.

2018 será un año en que las luchas se tensaran aun más. Es que el gobierno fracaso con su modelo económico y ya son varios los sectores, inclusive patronales, los que predicen que el gobierno de Macri terminara antes de tiempo: entre ellos la prensa imperialista Wall Street Journal de Estados Unidos. 
Pero como el macrismo no tiene otro plan económico (y aun no fracaso políticamente) es que sale con el cuchillo entre los dientes contra los trabajadores, para que la deuda externa la pague el pueblo trabajador y no los capitalistas.
Pero este gobierno, aunque elegido por el voto, representa a una minoría y hoy cuenta con mayor rechazo, entre ellos un sector que lo voto.
Macri-Cambiemos se mantiene en pie porque cuenta con aliados de su lado. Por un lado están los diputados, senadores y gobernadores de los distintos partidos capitalistas con los que negocia la distribución de fondos, la aprobación de leyes, etc. Como ya se los vio en la aprobación de la reforma previsional y judicial.
Pero también los tiene entre el movimiento obrero: los acuerdos paritarios a la baja, firmados a espalda de los trabajadores, por los burócratas de UDA, Obras Sanitarias, Unión Ferroviaria, UPCN, etc., etc. Dan el ejemplo de que no se puede confiar en los dirigentes sindicales que vienen dirigiendo los sindicatos hace décadas: hace falta una renovación sindical, donde impere la democracia sindical y los dirigentes defiendan los intereses de los trabajadores.
Por eso es importante comprender que no por encabezar una marcha contra el gobierno significa que uno se vuelva automáticamente en un defensor del pueblo trabajador.
En ese sentido la marcha que impulsa Moyano es una maniobra para contener y desviar el descontento entre los trabajadores por el ataque gubernamental (reforma previsional, paritarias a la baja, inflación, etc.) y contra la bancarrota del triunvirato y su política colaboracionista (y en el caso personal de Moyano, porque es investigado judicialmente). Esta marcha no tiene como objetivo parar el ajuste, porque para eso necesitamos una medida de fuerza como la huelga general; el objetivo es desgastar aun más al gobierno macrista y darle tiempo a la “oposición” colaboracionista del peronismo/kirchnerismo para que tengan más fuerzas y tratar de ganar las elecciones del 2019.
Sin embargo esta marcha tiene un elemento progresivo. Y es que al mismo tiempo es una expresión de protesta genuina de los trabajadores, más allá de las intenciones de quienes la han convocado. Por eso llamamos a participar de la misma, pero participando de la columna independiente convocada por los compañeros del Htal. Posadas y haciendo la siguiente aclaración: lo fundamental es darle continuidad a la lucha de estatales (como INTI, Rio Turbio, ANSES, etc.) y extenderla a otros gremios, para coordinar todas las luchas y llevarlas a la victoria.
En ese sentido la marcha que encabeza Moyano no es el intermediario por el cual se logre esa coordinación; el Encuentro Nacional de los Trabajadores, reunido el sábado pasado en el Htal. Posadas, es el medio, aunque germinal, para coordinar las luchas.
Para lograr eso este Encuentro debe continuar reuniéndose y tomar como objetivo la formación de un Congreso Obrero de Delegados de Base, abierto a todas las tendencias del movimiento obrero y donde los trabajadores en negro, desocupados y los centros de estudiantes tengan representación, para elaborar de conjunto un plan de lucha para derrotar el ajuste anti-obrero gubernamental.
Si no llegamos a esa instancia la lucha será desviada a la discusión paritaria (que aunque importante, no es lo fundamental) y el ajuste pasara.
• Por asambleas regionales de cada gremio para elegir paritarios! Por un aumento igual a la canasta familiar básica, indexada automáticamente!
• No a los despidos, las suspensiones, los retiros “voluntarios” y el cese de contratos! Por el pase a planta permanente y la ocupación de puesto laboral que despida o cierre! Reincorporación de todos los despedidos de Estado!
• Por la libertad de todos los presos políticos! Que se termine la persecución de los procesados!
• No a la represión! Por piquetes de auto-defensa contra las patotas y la policía!
• Por la Huelga General activa!
• Por un Congreso Obrero de Delegados de Base para discutir y lanzar un plan de lucha y derrotar al gobierno y su plan de explotacion, desocupacion y hambre!
• Por un Gobierno Revolucionario de los Trabajadores!

jueves, 15 de febrero de 2018

Todos al paro y a la marcha de estatales del día 15 contra los despidos:

 
 ¿DESPIDEN PARA REDUCIR EL DÉFICIT FISCAL O PARA OBTENER CRÉDITOS INTERNACIONALES Y ENDEUDAR MÁS AL PAÍS? 

El caso Triaca no sólo es simbólico por el maltrato, de un ministro de Trabajo, a una empleada que tenía trabajando en negro y que, para blanquearla, sin poner dinero de su bolsillo, la metió en un sindicato intervenido por la justicia (allí también se ve cuán independiente del macrismo es el poder judicial). Sino que al mismo tiempo saltaron todos los funcionarios parientes que este ministro acomodó en el Estado. Y con ello los de otros ministros más. El escándalo fue tan grande que Macri tuvo que salir con un decreto para prohibir la contratación de parientes. No es que se hayan vuelto contra sus propias familias, sino que la salida a la luz de esos acomodos familiares le hacen pagar un costo político muy grande justo cuando está despidiendo estatales. Pero el macrismo ya le encontró la vuelta para sortear el decreto de compromiso y sólo lo limitan a que no puede haber pariente en la misma dependencia, pero sí en otras.
Pero no sólo son los parientes de los funcionarios de primer orden, sino que el grueso de los acomodos en el Estado son por favores políticos que todos los partidos patronales se comprometen en la misma campaña electoral. Es por eso que, en el Estado, a pesar de que hubo muchos despidos, hubo también muchas nuevas contrataciones en los últimos dos años. De hecho, después de los acomodos macristas, hasta diciembre del 2017, había más personal estatal que cuando asumió.
Eso tira por tierra que lo que se busque es achicar el déficit fiscal. Por otra parte, lo que ganan cinco o diez mil trabajadores, que realmente trabajan, como los de fabricaciones militares de Azul, los del Hospital Posadas, del INTI, los del Ansses o los mineros de Rio Turbio, para hablar de los últimos despidos, no cambia en nada el déficit general y es mucho menos que los sueldos de los que contrató el macrismo en los dos últimos años.
La realidad es que los despidos en estatales no reducirán el déficit fiscal. Ellos saben que no va a haber real reducción del déficit fiscal sin inversión, fundamentalmente industrial, y que ella no va a existir. Si lo que se buscara es reducir el déficit no le hubieran quitado las retenciones e impuestos a las patronales del agro, los impuestos a las mineras, y la reducción de los aportes patronales, ni pagarían miles de millones de pesos en la especulación de las Lebac.
Los despidos en estatales son para cumplir con las metas que impone el FMI que es el que monitorea las cuentas públicas para que el Estado pague las deudas de los organismos de crédito internacionales. Para así volver a tener más crédito, empresarios y Estado, a baja tasa de interés. E, inmensas ganancias a las constructoras contratistas de los amigos de Macri con sus grandes obras públicas; y el ataque al Ansses para reprivatizar las jubilaciones o al INTI para ponerla al servicio de las multinacionales europeas y de los EE.UU.
Por eso, mienten descaradamente cuando dicen que todo esto es para estar mejor. La realidad es que despiden a trabajadores para más endeudarse y esa políti-ca condena al hambre y la desocupación a sectores cada vez más grandes. Mientras son cada vez más ricas las multinacionales y la gran burguesía, especulando y fugando sus grandes ganancias.
No van a ceder, así porque sí. Tienen un plan burgués anti-obrero y pro-imperialista y lo piensan llevar a fondo. Sólo cederán algo si ven la posibilidad de perderlo todo. Hay que dar una respuesta a la altura del reto que propone la burguesía, y la burocracia sindical no lo va a hacer. La burocracia sindical, sea K o la más tradicional, no tiene opciones, porque no tiene proyecto más que el patronal, oscila entre traicionar deliberadamente, o ponerse al frente para negociar los despidos y/o frenar y desgastar las luchas, esperando las futuras elecciones.
                                                                              

* No a los despidos; reincorporación de todos los despedidos en el Estado nacional, las provincias y los municipios

* No a la represión – Por piquetes de autodefensa – Libertad a los presos políticos y desprocesamiento de los luchadores

* No al pago de la deuda externa con el hambre del pueblo

* Unidad y coordinación permanente entre los despedidos estatales y municipales por fuera del control de la burocracia sindical

* Exijamos a las direcciones sindicales asambleas inter-gremiales en todos los establecimientos para votar un plan de lucha

* Por una Coordinadora nacional de trabajadores en lucha que impulse un Congreso Obrero de Delegados de Base de todo el movimiento obrero y desocupados en lucha, con asambleas en los lugares de trabajo para imponer una verdadera Huelga General activa que derroten el plan de hambre y entrega del gobierno

miércoles, 7 de febrero de 2018

Respondamos políticamente a la provocación del gobierno:

Frente a la marcha cuasi-fascista convocada en las redes sociales en defensa del Gobierno en crisis -y cada vez más cuestionado su plan político-económico- de Macri/Cambiemos, para el 17 de febrero, se impone una pregunta: ¿Qué esperan los que están por la defensa de los sindicatos; en contra de la flexibilización laboral, de los despidos, de los tarifazos; de que se les rebaje el haber a los jubilados; de la represión y el gatillo fácil, para convocar una contramarcha ese mismo día? 

La salida no está en esperar más de un año a las nuevas elecciones, dándole tiempo para la recuperación de su imagen, y mientras tanto que pase todo el plan de ajuste, sino en la organización y en la lucha para enfrentarlo en las estructuras laborales y en las calles. 

Desde la Liga Comunista de los Trabajadores creemos que es pertinente hacerse estas preguntas, y bregar por la convocatoria a una contramarcha, para que, en esta coyuntura abierta con las grandes marchas del 14 y 18/19 de diciembre, los trabajadores y el pueblo pobre realice una demostración de fuerzas, que neutralice o minimice el apoyo que busca el gobierno.

Está ocurriendo lo que siempre dijimos: La verdadera grieta es de clase contra clase; los capitalistas vienen por todo. Tenemos que enfrentarlos.

jueves, 25 de enero de 2018

A 31 años de la muerte de Nahuel Moreno

Nuestra organización, LCT, está formada por miembros que en su mayoría vienen del morenismo (viejo MAS, MST). Sin embargo nuestro grupo no se reivindica de esa corriente, habiendo roto teórico-programáticamente aquellos miembros que pertenecieron a la misma.

Pero en aras de romper con un método sano, marxista, esa ruptura no busca despotricar contra el morenismo, viendo solamente sus aspectos negativos y magnificándolos. Sino que, por el contrario, buscamos dar una respuesta al legado de Nahuel Moreno, y así profundizar el debate sobre el mismo y sacar conclusiones que permitan superar teórica y políticamente a esa corriente.

Por ello compartimos este texto, escrito a fines del año pasado (y que aparecerá en nuestro próximo número de "Aportes teórico-programáticos de la LCT") con la intención de dar esa respuesta o que, por lo menos, se acerque a la misma. 
 
Cinco cuestiones sobre Nahuel Moreno y el morenismo

Introducción:

Este año se cumplieron 30 años del fallecimiento de Nahuel Moreno, importante dirigente de la IV Internacional y del trotskismo latinoamericano y mundial de la Segunda post-Guerra. Prueba de su importancia es que, a tres décadas de su muerte, y a pesar del estallido de su corriente en los años 90, sigue siendo el morenismo (o sea, las variadas tendencias: LIT-CI, UIT-CI, SECA o la Corriente del MST- que se referencian con Moreno), las más importantes de Latinoamérica. E, incluso, le siguen en tamaño e importancia las corrientes que provienen del morenismo como la Fracción Trotskista Estrategia Internacional del PTS, Socialismo o Barbarie del Nuevo MAS o la FLTI orientado por la LOI-DO, y otros grupos. Muy detrás vienen los otros exponentes latinoamericanos, como el lorismo o el altamirismo, y las corrientes surgidas en Europa o Estados Unidos.

Sin embargo, a 30 años del fallecimiento de Moreno, todos sus seguidores hablan del legado de éste, pero nadie de la (o las) corriente(s) morenista(s) ha logrado precisar claramente en qué consiste dicho legado.

Este ensayo, en cinco ejes, analiza las fortalezas del trotskismo de Moreno y sus debilidades -y más aún; las debilidades del morenismo en todas sus variantes-, apuntando a su superación dialéctica.

1) Nuestro grupo, la Liga Comunista de los Trabajadores, proviene de la corriente morenista, y nos reivindicamos comunistas, socialistas revolucionarios, marxistas principistas, leninistas-trotskistas o sencillamente trotskistas, pero no morenistas. Lo bueno de Nahuel Moreno es que se plantó contra Michel Pablo, dirigente de la IV Internacional (y Posadas en Latinoamérica) que le capitulaba al stalinismo y al nacionalismo burgués en el mundo colonial y semi-colonial; y que batalló contra Ernest Mandel, en el SU, después, que le capitulaba a la ultraizquierda en los años´60 y´70, y a todas las direcciones pequeño-burguesas que dirigían procesos revolucionarios -también, dentro del SU, contra la adaptación al stalinismo tercermundista del SWP norteamericano realizada por Hansen/Barnes-, y, por último, a finales de los años´70 y principios de los´80, contra Pierre Lambert y su adaptación a la socialdemocracia. Críticas y batallas políticas -no sin errores y rectificaciones- que compartimos en sus grandes e importantes trazos. Pero la fortaleza de esas batallas políticas está en que Moreno las dió desde el legado teórico-programático de Lenin y Trotsky, y no en que haya aportado algo nuevo o superior a lo que ya dijeron estos maestros. Por eso, porque no ha realizado un aporte cualitativo, no es correcto considerarse morenista (aunque haya sido una de las corrientes trotskistas más principistas de la Segunda post-Guerra). También reivindicamos el carácter obrero e internacionalista del trotskismo que impulsó Moreno, o sea, el objetivo estratégico de construirnos en la clase obrera y en sus luchas, y la construcción del partido en el marco de la Internacional, cuestiones centrales ya planteadas por Trotsky. Esa diferenciación de ismos, de diferentes corrientes trotskistas, sin que se encuentren aportes cualitativos, no hace más que abrir más la brecha entre los marxistas principistas o trotskistas-leninistas; y desde ya no es esa nuestra intención, porque ya hay diferencias reales con muchos, sobre muchos temas, como para agregar una más, que en nada ayuda a la construcción nacional e internacional del partido de la revolución proletaria y socialista.

2) Pero hay algo más en relación a Moreno. No compartimos la revisión de la Teoría de la Revolución Permanente de principios de los ´80. Ciertamente que hubo, y que puede haber, revoluciones que destruyen o desarticulan el aparato represivo del Estado burgués, que no tienen a la clase obrera al frente, y que pueden producir cambios importantes o radicales en el régimen de dominación burguesa. Revoluciones que cuando se produjeron ya no eran las viejas revoluciones burguesas anti-feudales, porque éstos ya eran países capitalistas; tal es el caso de Portugal en 1974, Nicaragua en 1979, Irán en 1979 o Haití en 1986. Pero estos procesos en nada cambian la teoría programa de la revolución permanente de Trotsky, ella sigue siendo correcta y no ha surgido ningún fenómeno nuevo, ni puede surgir, que haga que haya que luchar primero por una revolución democrática para después luchar por una revolución proletaria y socialista.

A modo de ejemplo. En un país donde hay una dictadura tienen, lógicamente, más peso las consignas democráticas, pero, al decir de Trotsky, hay que plantearlas sin que ellas se transformen en un dogal -el nudo de la horca- al cuello de la revolución proletaria. Por ejemplo, la Asamblea Constituyente; esa consigna burguesa, que es la consigna democrática más importante, sólo tiene sentido en países que todavía no están formados como Estado (y actualmente son muy pocas las situaciones), o en procesos de ascensos revolucionarios dónde la burguesía intente meter el ascenso de masas por las urnas, eligiendo gobierno "democráticamente", para poder así desviarlo. Entonces el planteo de Asamblea Constituyente apunta a no elegir cargos sino a discutir todo. Y ese planteo debe ir de la mano de seguir desarrollando los organismos de clase y de poder -y el armamento del proletariado- para imponerla (o para tomar el poder directamente si la situación lo permite). Propagandizando, durante ese período de agitación de la Asamblea Constituyente, los temas estructurales más importantes para el país (ruptura con los pactos que nos atan al imperialismo -si es semi-colonial-, la expropiación de la tierra; el problema de las nacionalidades oprimidas si lo hubiera, la expropiación de los sectores estratégicos de la industria, la reducción de la jornada laboral, etc., etc.). Y, si no dan las relaciones de fuerza para imponerla, el partido tiene que retroceder, pero estará en mejores condiciones para encarar una campaña electoral porque ya habrá propagandizado sus objetivos y consignas políticas. Otra cosa totalmente distinta es hacer lo que los oportunistas adaptados al régimen hacen, frente a todo ascenso de masas, cuando plantean la Asamblea Constituyente para llevar a las urnas dicho ascenso, como realizó el PO, el PTS, y también grupos como Convergencia Socialista o la LOI-Democracia Obrera, este último no en todo el proceso, pero sí a finales del 2001 (y el N.MAS también la ha planteado de esa forma en diferentes procesos latinoamericanos). No levantan la Asamblea Constituyente para enfrentar al régimen, sino para encontrar una salida política dentro del régimen democrático burgués. Estos son algunos de los elementos a extraer de las lecciones del 2001/03 en Argentina.

Por otra parte, por la ubicación histórica y geográfica en la que militó Moreno, en Argentina y en Latinoamérica, en la Segunda post-Guerra, donde los períodos democráticos eran rara avis, él y su corriente no desarrollaron anti-cuerpos teóricos, y político-prácticos, para enfrentar, o abordar sin capitular, a la democracia burguesa. De allí que el MAS argentino, armado con las concepciones que dejó Moreno en ese plano se desvió en una terrible adaptación al régimen democrático burgués, vía el electoralismo, a mediados y finales de los ´80, incluso mucho antes de la reunificación alemana y el descalabro de la URSS. Situación que no es privativa de los morenistas, porque la adaptación al régimen -que da como resultado políticas y campañas electorales cuasi socialdemócratas, donde los problemas más acuciantes se pueden resolver en el marco del sistema capitalista-, se sigue viendo en los partidos que componen los frentes electorales permanentes, como el Frente de Izquierda y de los Trabajadores del PO-PTS-IS e Izquierda al Frente por el Socialismo del MST-N.MAS. Frentes electorales en los que la mayoría de estos partidos, y la mayoría de sus miembros, no son morenistas. 

3) Los procesos que llevaron a la restauración capitalista en Europa del Este y la URSS no se los puede considerar revolucionarios por el sólo hecho del ingreso, y sólo en algunos pocos de esos Estados Obreros Burocratizados, de las masas en escena. Más bien fueron los últimos coletazos de la contrarrevolución stalinista. Porque dicho ascenso de masas se dió -a raíz de la crisis mundial, y cuando la burocracia pasa a planificar conscientemente la restauración capitalista (Perestroika)-, en un marco mundial cuando se había agotado, y derrotado, el ascenso revolucionario en el mundo semi-colonial de los 70 y principios de los 80 (Camboya y Laos en el sudeste asiático, Nicaragua y El Salvador en Centroamérica), la propia derrota del proceso abierto en Polonia en 1980/81, y a mediados de la misma década la derrota de los mineros ingleses y la derrota de los aero-navegantes en Norteamérica. Eso es lo que explica que no haya surgido una vanguardia trotskistizante -como decía y creía Moreno que iba a ocurrir- en esos procesos con la cual empalmar para construir el partido revolucionario, corrientes de izquierda que sí habían surgido en procesos anteriores cuando la realidad e intensidad de la lucha de clases mundial era otra.

Esa es una diferencia importante que tenemos con todo el morenismo y las corrientes surgidas de allí, como la FT del PTS y sus rupturas, o Socialismo o Barbarie del Nuevo MAS -que modificó el carácter de clase de la URSS y otros Estados congéneres, en 1994, para continuar justificando la política que tuvo cinco años antes-, corrientes que también consideraron revolucionarios esos procesos de 1989/92. Y de hecho con casi todo el trotskismo mundial -incluido Guillermo Lora, Jorge Altamira, Ted Grand, el Worker`s Power y sus rupturas, o el lambertismo, etc., incluso Tony Cliff que en su anti-defensismo orientaba en el mismo sentido- que con mayor o menor intensidad, prefiguraron que la revolución política se podía llevar adelante en dos tiempos; en el primero, todo contra la burocracia stalinista; y en el segundo, el partido trotskista/bolchevique -que no existe en el primer acto- tomaría el poder. Esto era pensado así (salvo por Mandel o Gerry Healy que oficiaban de consejeros de Gorbachov/Yeltsin el primero, y de Gorbachov en segundo, o la corriente espartaquista que directamente apoyaba al ala dura de la burocracia stalinista, igualmente restauracionista), en particular, la corriente morenista de finales de los ´80, que creyó que el voluntarismo y la exageración reemplazaban el análisis serio de la lucha de clases, tomando a ésta y al mundo como una totalidad en dinámica.

De allí que la revolución democrática y el análisis objetivista mecanicista de la realidad (nacional y mundial) y la muerte de Moreno, se combinaron abruptamente, y a finales de los ’80 y principios de los `90, llevando al estallido de la corriente morenista. Estallido que todavía continúa. Obviamente, Moreno no tiene la culpa sobre cómo sus seguidores respondieron a estos procesos, dos o tres años tras su fallecimiento, pero sí tiene responsabilidad política por cómo, bajo qué preceptos y concepciones de sus últimos años, dejó armada a la corriente.

4) Reivindicamos los sanos métodos de Moreno para la construcción del partido revolucionario, donde no se expulsaba por diferencias políticas y se defendía la moral proletaria y partidaria. Pero, como se ha visto en las innumerables rupturas de la corriente morenista, eso no alcanza. Sin embargo, en un artículo titulado Cuatro consejos de Lenin, de 1986, criticando al PC por la falta de libertad de crítica interna, Moreno recopila citas de Lenin, y allí se infiere que la crítica que realiza no sólo es para el centralismo burocrático, sino que puede ser extensible a todo partido centralista democrático, o sea, a los partidos revolucionarios -leninistas-trotskistas- que se construyeron bajo la presión del stalinismo en la Segunda post-Guerra.

Plantea Lenin: “El anatemizar o expulsar del partido no sólo a los antiguos economicistas, sino también a los grupitos de socialdemócratas que padecen de una ‘cierta inconsecuencia’, sería de todo punto absurdo… pero nosotros vamos todavía más allá: cuando tengamos un programa y una organización de partido, no sólo deberemos abrir las páginas del órgano del partido a un intercambio de opiniones, sino exponer sistemáticamente nuestras discrepancias, por poco importantes que ellas sean, a aquellos grupos o grupitos, como el autor los llama, que defienden hasta caer en la inconsecuencia ciertos dogmas del revisionismo y que, por unas y otras causas, insistan en su particularismo e individualidad de grupos. “Precisamente para no caer en las actitudes tajantes… con respecto al ‘individualismo anarquista’, hay que hacer, a nuestro juicio, todo lo posible -hasta llegar incluso a ciertas concesiones que nos aparten del hermoso dogma del centralismo democrático y del sometimiento incondicional a la disciplina- para dejar a estos grupitos en libertad de expresarse, para dar a todo el partido la posibilidad de medir la profundidad o la poca importancia de las discrepancias, para poder determinar, concretamente, dónde y en qué aspectos definidos se manifiesta la inconsecuencia” (V.I. Lenin: Obras Completas, ob. cit., tomo VII. pp. 110 - 111). Y trece años más tarde, en 1916, en su artículo “Tareas de los Zimmerwaldistas de izquierda en el Partido Socialdemócrata Suizo”, Lenin aconsejaba: “Es justamente para que la lucha inevitable y necesaria de tendencias no degenere en rivalidad de ‘favoritos’, en conflictos personales, en mutuas sospechas y pequeños escándalos que todos los miembros del Partido Socialdemócrata están obligados a promover una lucha abierta sobre el terreno de los principios de las diversas tendencias de la política socialdemócrata”. (V.I. Lenin: Obras Completas, ob. cit., tomo XXIII, p. 145.)

Pero Moreno, y el morenismo, armado de una caracterización equivocada de la realidad mundial, y con el afán de aprovechar las grandes oportunidades que brindaba la lucha, no abordó la cuestión del partido de combate, centralista democrático, genuinamente leninista. Se entrevió el problema, pero no se avanzó sobre él. No estamos hablando de hacer de la necesidad virtud, porque, para nuestros objetivos, por el tipo de enemigo que enfrentamos, cuanto más cohesionado esté el partido mucho mejor. Pero sí, hablamos de no ver la necesidad de crear los mecanismos constitutivos -formativos y orgánicos- del partido para las fracciones públicas, y no meros acuerdos ad hoc para salir del paso, como son las experiencias separadas que algunos practicaron, pero que, en realidad, más que experiencias separadas fueron rupturas ordenadas.

La corriente morenista pagó por eso, de hecho, todo el trotskismo de la Segunda post-Guerra -desde los más revisionistas hasta los que, desde la ‘izquierda’, hacen cretinismo anti-morenista, haciendo lo mismo o peores cosas aún-, y casi tres décadas después del derrumbe stalinista, lo siguen pagando con escisiones absurdas por injustificadas, exclusiones y/o expulsiones burocráticas. Para poner los ejemplos muy cercanos; la media docena de rupturas del altamirista PO, y otras tantas del albamontista PTS, del MST y de IS, del PSTU argentino y Convergencia Socialista, o la partición en casi dos mitades del PSTU de Brasil; y estos ejemplos son sólo por hablar de la última década. La realidad hartamente lo atestigua; el tipo de régimen partidario que se construye no canaliza las diferencias, y no sirve para las duras y francas discusiones (lucha de tendencias/lucha de fracciones) de las que habla Lenin.

5) Y, más en lo práctico y general, compartimos con Moreno el rechazo a los sectarios que se niegan a intervenir en los procesos progresivos, porque dichos procesos no son químicamente puros como quisieran. Y también rechazamos a los oportunistas que confunden dichos procesos con sus direcciones, capitulándoles a estos últimos de diferentes formas -o a los prejuicios democráticos y a las presiones sociales de las clases medias o pequeña burguesía-, y en función de eso revisan la teoría. También, aunque no todas las conclusiones o concepciones consideramos correctas, reivindicamos el permanente rearme teórico-programático que realizaba (reconociendo los errores, y eso es muy importante) en las escuelas de cuadros; no tomando la teoría como un dogma sino como una guía para la acción. Y muy lejos de avergonzarnos de provenir de la corriente morenista (algo que ningún trotskista debe hacer, provenga de dónde provenga), nos parece de fundamental importancia tener una base sólida desde dónde realizar críticas, y extraer lecciones de forma dialéctica, negando y conservando, para llevar adelante el rearme teórico-programático, porque, al decir de Hegel; todo avance parte de la negación. Rearme teórico más que necesario para un corpus teórico-programático como el del morenismo, ajustado a la situación de la Segunda post-Guerra, que tras la restauración capitalista en la URSS y Europa del Este poco tiene que ver con nuestra realidad mundial. En este marco no está de más recordar la vieja sentencia de Lenin: sin teoría revolucionaria no hay política revolucionaria.

miércoles, 24 de enero de 2018

Frente al fracaso económico del Gobierno de Macri-Cambiemos:


¡No a los despidos!, ¡Defendamos a los trabajadores de Stockl, del Hospital Posadas, a los estatales y municipales!

El plan económico del gobierno Macri-Cambiemos es un fracaso, en los primeros años prometían una lluvia de dólares, pero este año se vieron obligados a tener que subir el dólar porque la balanza comercial le es muy deficitaria y le falta dólares para pagar las importaciones; prometían terminar con la inflación, pero, lejos de eso, se ven obligados a tener que cambiar la meta inflacionaria porque no llegan a un dígito para el fin del mandato, y ahora, aunque se hable de un 15 por ciento para el año próximo, el aumento del dólar, las naftas, y los servicios -transporte, luz, gas, agua, etc.-, la mantendrá bastante más arriba del 20 por ciento; prometían muchísimas inversiones y no hay nada de eso, peor aún, los capitalistas se han dedicado a especular y fugaron capitales por ciento de miles de millones, perdiéndose muchos puestos de trabajo estables (los últimos 150 despidos de la metalúrgica Stockl se suman a muchos miles en estos casi tres años), y los pocos nuevos puestos de trabajo son en su gran mayoría eventuales en las obras de la construcción y monotributistas. Si la economía, en general, todavía se mantiene no es gracias a su propia dinámica interna sino a los cientos de millones de dólares que el gobierno le insufla con los préstamos que recibe. Endeudándose con la banca financiera internacional, lo que significa un terrible costo social que lo pagaran los trabajadores y el pueblo pobre, no en un futuro lejano, sino hoy mismo y por muchas décadas.

En ese contexto, de compromiso y acuerdo con la banca financiera internacional y la burguesía argentina (las cámaras patronales), es que el gobierno de Macri-Cambiemos para avanzar ataca a los jubilados reduciéndoles las jubilaciones a pagar en los años próximos; ataca tanto los puestos de trabajo como el salario de todos los trabajadores, y en particular el salario y las conquistas de los docentes; la calidad de la salud pública, a los salarios y a los trabajadores de la salud pública. Todo esto para hacer caja y pagarles a los órganos de créditos internacionales, o sea; para seguir pagando la deuda externa con la salud, la educación y el hambre del pueblo.

Cualquier observador atento se dará cuenta que la fortaleza del Gobierno no está en los inexistentes logros de su plan económico, sino en la nulidad, o, mejor dicho, en el compromiso de gobernabilidad de todas las variantes de la “oposición” peronista, y en sus burócratas sindicales. Es que el macrismo desde que asumió se apoyó en uno u otro sector del peronismo (anti-kirchnerista, ex-kirchneristas, kirchneristas y hasta cristinistas) en diferentes momentos y logró hacer pasar todas las leyes que necesitaba. Si ahora empiezan a diferenciarse es porque ven que todo seguirá mal y se viene un año de ajuste, detrás del que se perfilan las nuevas elecciones.

Hay que decir sin rodeos; si el gobierno puede atacar hoy, a pesar de su fracaso económico, es gracias a esa “oposición” peronista que es igualmente pro-patronal, y a los burócratas sindicales -CGT y CTAs- que a estos responden.

En estos días, la CGT, después del impacto que tuvo la reforma previsional, sale a decir, por intermedio de Hugo Moyano y Luis Barrionuevo (¡vaya la renovación sindical peronista!!), para salvar su maltrecho prestigio, que están en contra de la reforma laboral, pero que sí están a favor de la “reforma” de los convenios colectivos de trabajo discutiéndolos en paritarias. O sea, siguen estando a favor de la flexibilización laboral.

Al mismo tiempo los burócratas de la CGT reclaman que no haya topes en la negociación salarial de las paritarias, frente al gobierno que quiere imponer un 15 por ciento de aumento sin cláusula gatillo, o sea, sin más aumentos en el caso de que -más que seguramente- la inflación sea mayor a ese 15 por ciento. Pero estos dirigentes sindicales, que dicen estar muy preocupados por la ofensiva del macrismo contra los sindicatos, no llaman a realizar asamblea en los lugares de trabajo para discutir el tema salarial, tampoco el tema de los despidos. Todo parece indicar que quieren discutirlo entre cuatro paredes con el gobierno en las próximas reuniones paritarias.

Desde diciembre a la fecha se han despedidos a más de 2.500 estatales, entre ellos a 150 trabajadores del Hospital Posadas, donde se vio claramente la complicidad de las direcciones sindicales acordando con la dirección del hospital a quién despedir y a quién no. Sin llamar estos burócratas a la lucha, ni siquiera a una asamblea, y cuando los trabajadores despedidos, como en ATE Morón, fueron al sindicato a exigir asamblea para debatir y luchar, desde el sindicato salieron a agredirlos físicamente. Acuerdan los despidos y les pegan a los trabajadores, demostrando que la burocracia del supuesto progresismo sindical no es muy diferente a la derecha peronista en los sindicatos. E, igualmente a éstos, la salida a la situación que proponen está en esperar a las nuevas elecciones.

Siempre hay que estar en contra de los despidos y estar por el pase a planta permanente de todos los contratados (el kirchnerismo se encargó de dejar a muchos miles de trabajadores en condiciones precarias de contratación, y desde esa situación avanza Macri-cambiemos) esto para los socialistas consecuentes es por principios, pero desde el punto de la valoración social, una cosa son 50 mil despidos cuando se crearon 500 mil puestos de trabajo anuales y otra cosa son estos despidos, y los que el gobierno anuncia, con ausencia de creación de puestos de trabajo genuinos y permanentes. Así, en el fracaso del plan económico macrista los despidos son una condena al hambre seguro para la gran mayoría de los despedidos. Y en el caso de estatales es por la imposición del FMI, y de otros órganos de financieros internacionales, a los cuales el gobierno de Macri responde.

De esta situación no se sale esperando a las nuevas elecciones de incierto resultado, donde los principales candidatos no plantean nada de fondo diferente. No, nada de esperar, hay que organizarse y luchar.

*No a los despidos - Reincorporación de todos los despedidos en el Estado – Apoyemos la lucha de los trabajadores del Hospital Posadas y a los trabajadores de la metalúrgica Stockl – Pase a planta permanente de todos los contratados.

*Toma y puesta a producir de todas las fábricas que cierren o despidan, luchando por la nacionalización bajo control obrero.

*Abajo la ley previsional – Por aumento de las jubilaciones, las pensiones y la AUH.

*Por aumento de salarios que cubra el costo de la canasta familiar exijamos a la CGT y CTAs un paro nacional.

*No a la dictadura de los burócratas sindicales, nada de medidas inconsultas – Por asambleas en los establecimientos y asamblea general, en las seccionales sindicales, abierta a todos los trabajadores del gremio para discutir y elegir paritarios.

*No al pago de la deuda externa con el hambre, la salud, la educación del pueblo.

*Fuera Bullrich – Por el desmantelamiento del aparato represivo - Libertad a los presos políticos, basta de persecución y desprocesamiento de los luchadores – Por la creación de piquetes de autodefensa – Perpetua y cárcel común para Etchecolatz y todos los genocidas.

*Por un Congreso Obrero de Delegados de Base que se dote de un programa político,  que unifique las luchas y convoque a un plan de lucha hasta imponer la Huelga General para derrotar a este gobierno y su plan de hambre y represión.

martes, 16 de enero de 2018

¡Abajo la persecusión de los luchadores!

Desde la Liga Comunista de los Trabajadores nos solidarizamos con Martin Alderete, abogado miembro de la Coordinadora Antirrepresiva por los Derechos del Pueblo y defensor actualmente del compañero Sebastián Romero del PSTU.
Desconocidos rompieron las ventanas de su auto y metieron una bomba de estruendo (que termino con el incendio parcial del mismo).
Este accionar provocador y mafioso es la respuesta del gobierno contra quienes se plantaron contra su plan de ajuste y contra-reformas. Buscan aleccionar y meter miedo y así quebrarnos. Frente a estos ataques que coartan los más elementales derechos democráticos tenemos que estar todos por la más amplia unidad de acción por su defensa.
Solidaridad con Martin Alderete! El gobierno es responsable!
Que se termine la persecución a Sebastián Romero! Por la libertad de César Arakaki, Dimas Ponce y todos los presos por luchar!

viernes, 5 de enero de 2018

Paremos el ajuste y la represión

La feroz represión contra el reclamo de tierras mapuche, que se llevó la vida de Maldonado y Nahuel, a los trabajadores del ingenio La Esperanza en Jujuy con heridos y detenidos, junto a la represión del 14 y 18 de diciembre habla a las claras que este gobierno es muy consiente que no pasaran sus ajustes sin represión. Más aún, sabiendo esto, y que los ajustes y medidas antipopulares que se vienen son muchas más aún, está aplicando una dura represión anticipada para generar miedo y desmovilizar.

A la represión -palos, gas pimienta y balas de goma, hasta en el rostro de los manifestantes que a tres hicieron perder un ojo- a los movilizados del 14 de diciembre contra la (contra)reforma previsional, detenciones arbitrarias hasta a transeúntes, e incluso reprimiendo a diputados que después fueron procesados (9 diputados del Frente Ciudadano y 2 del PTS) por obstaculizar el accionar de la policía -como si la policía estaría habilitada a hacer lo que le vienen en ganas a Patricia Bullrich-, le siguió el pedido de captura de Sebastián Romero (que tiraba cohetes, con un mortero casero, hacia la policía) del PSTU, la detención de César Arakaki y el pedido de detención para Dimas Fernando Ponce, ambos militantes del Partido Obrero, sin prueba alguna que lo incriminen en nada. Pero los jueces quieren mostrarse imparciales, por eso también procedieron a detención de un policía, por pasar por arriba con la moto a un cartonero, al que seguramente le preguntaran si quiso hacerlo, este dirá que no, que se le fue la moto, y quedará libre. De la misma forma que ascendieron a Echazú, el gendarme imputado por la muerte de Maldonado: Gobierno y jueces, buscan que los represores se sientan seguros, e impunes, para realizar la tarea de seguir atacando las condiciones de vida del pueblo trabajador.

Frente a esta situación (y de cara a las nuevas medidas anti-obreras que el gobierno lleva adelante y prepara con más ajustes en el transporte y servicios, rebajas salariales -con aumentos que no cubre la inflación del año anterior-, flexibilización laboral, recorte en presupuesto de Salud y Educación, etc., etc., para seguir pagando los intereses de la deuda externa) luchemos por la libertad de los presos políticos y el desprocesamiento de todos los luchadores. Para esto es necesaria la más amplia unidad de acción con todas las fuerzas políticas y sociales para enfrentar la represión y defender los derechos democráticos y las garantías constitucionales, como son el derecho de huelga, movilización y organización, de expresión, etc. Pero esto no basta. Porque en definitiva de lo que se trata es de derrotar el plan económico de ajuste y super-explotación, que lleva a este gobierno, de la gran burguesía, a tener que usar la represión para imponerlo. Para eso es fundamental también un Frente Único Obrero.

Si los partidos de la izquierda clasista -PO, PTS, IS, MST, N.MAS, etc., etc.-, que dirigen sindicatos, seccionales y decenas de comisiones internas, realizan un llamado a un Congreso Obrero de Delegados de Base -con representante de las organizaciones de desocupado y de estudiantes en lucha- de cara a los trabajadores, ese Congreso se transformaría en un polo de atracción para otros sindicatos y pondrían en aprieto a muchos sindicatos que posan de combativos, pero poco o nada hace. De esa forma se podría organizar para la lucha a las bases del movimiento obrero e imponer la huelga general, y un plan de lucha hasta derrotar esta política de super-explotación, despidos y miseria,

En otras palabras; frente a la traición de las burocracias sindicales que apoyan al gobierno anti-obrero de Macri, o que miran para otro lado dejando hacer, sólo un frente único obrero podrá derrotarlo y abrir una perspectiva de lucha tanto por la defensa de las condiciones de vida, como por una salida obrera a la crisis.

    
* Por salarios que cubran la canasta familiar – No a los despidos en estatales – Nacionalización bajo control obrero de toda empresa que cierre

* No al pago de la deuda externa con el hambre del pueblo

* No a la flexibilización laboral y a la contra-reforma previsional – Derrotemos al gobierno y su plan de super-explotación, desocupación y miseria

* Fuera Bullrich – Por el desmantelamiento del aparato represivo – Juicio y castigo a los represores de ayer y de hoy – Perpetua y cárcel común para Echecolatz

* Por comités o coordinadoras que unifiquen las luchas obreras en curso y pongan en pie un Congreso Obrero de Delegados de Base, para preparar la autodefensa e imponer la Huelga General y un plan de lucha hasta derrotar el ajuste y la flexibilización laboral